This website uses cookies. If you wish to continue using the website, we shall assume your agreement.

Los cinco consejos para el cuidado de la Poinsettia 

Tradicionalmente, la Navidad es la época de celebraciones con la familia y los amigos y las casas se decoran para crear una ambiente acogedor y acorde con la festividad. La Poinsettia es la planta decorativa ideal para estas vacaciones también conocida en algunos países como la estrella de Navidad. Sus hojas de colores brillantes dan la bienvenida a los invitados y a la alegría de estas festividades. Y es muy fácil cuidarla!

Rojo, blanco, crema, amarillo, rosa, rosado y naranja, de suaves colores pastel a tonos extravagantemente vibrantes, de sutiles sombras a motas distintivas – las flores de Pascua están disponibles en una impresionante gama de colores. Al igual que el árbol de Navidad, la corona de Adviento y el calendario de Adviento, son una parte indispensable de la decoración tradicional de Navidad. Elegantemente dispuestas, estos magníficos símbolos clásicos de la temporada proporcionan un toque que puede dar desde un toque tradicional a moderno. Y son muy fáciles de cuidar. Con nuestros cinco consejos de mantenimiento, su flor de Pascua crecerá perfectamente hasta después de las vacaciones.

 

1. Comprueba la planta antes de comprarla

Las flores de Pascua están disponibles en muchas tiendas a partir de noviembre. Si quiere que sus plantas duren un largo período de tiempo, deberá comprobar su calidad antes de comprarla. El follaje denso y los brotes amarillos-verdes son signos de frescura. Las “flores” no son las coloridas, en forma de estrella sino los pequeños brotes situados en el centro. Si están marchitas, seleccione otra planta. No elija las que han estado en áreas eb el exterior, a las flores de Pascua no les gustan las corrientes de aire!

 

2. Evite el frío y el viento en el viaje de vuelta a casa

Aunque se las conoce como estrellas de Navidad, a las flores de Pascua no les gusta el frío. Después de todo, originalmente proceden de Méjico. Por eso, es importante limitar su exposición todo lo posible de vuelta a casa. Tiene que estar correctamente envueltas para protegerlas del viento y el frío y deben ser rápidamente llevadas a casa, a un lugar donde haya calor.

 

3. Sin luz directa del sol

A las flores de Pascua les gusta la luz y el calor. No obstante, deben estar protegidas de la luz directa del sol, tanto como de
las corrientes de aire. Se desarrollan mucho mejor en temperaduras entorno a los 15 y 22 grados centígrados.

Consejo: No las deje cerca de frutas o vegetales, ¡o sus preciosas hojas se marchitarán rápidamente!

 

4. Menos es más

A las flores de Pascua no les gusta estar con demasiada agua. No deje que el agua se quede depositado en el tiesto de la planta; viértala inmediatamente, porque de lo contrario las hojas podrían desaparecer o caer. Una pequeña cantidad de agua tibia una vez cada dos días, es suficiente. Para realzar el esplendor de las hojas, añada a su agua un poco de abono para plantas cada mes.

 

5. El corte correcto

Las flores de Pascua presentan un aspecto soberbio, no sólo cuando están en el tiesto. Estas versátiles plantas también pueden ser cortadas para jarrones u otros recipientes. Al cortar flores de Pascua, es importante detener rápidamente el flujo de savia. Para ello, mantenga los tallos cortados en agua calentada alrededor de 60 grados centígrados durante unos cinco segundos y, a continuación, colóquelas en agua fría. Los cortes de la flor de Pascua se conservarán durante unas dos semanas. Ya sea como parte de un ramo con otras flores de invierno o cómo flor única, seguro que sorprende a familiares y amigos. 




Braktee