This website uses cookies. If you wish to continue using the website, we shall assume your agreement.

La Poinsettia –
biografía de una estrella de Hollywood


 

Etapas de una carrera mundial

 

La Poinsettia o Estrella de Navidad tiene su origen en América Central y México, pero su carrera mundial se inició donde empieza la ilustre carrera de todas las estrellas: en Hollywood, California.
 
Una vieja leyenda de los aztecas cuenta que esta planta de luminosas brácteas rojas surgió de una trágica historia de amor. Las gotas de sangre del corazón roto de una diosa azteca dieron lugar a la Poinsettia. Los aztecas apreciaban la planta que adornaba las tierras tropicales durante los días cortos del invierno por su decoración y, aún más, por sus beneficios prácticos. Llamaban a la estrella de Navidad “Cuetlaxochitl” en su lengua. Con sus brácteas, hacían un pigmento rojo que usaban para los textiles y para la cosmética. La savia lechosa de la Poinsettia se procesaba para convertirla en un medicamento antitérmico.

 

En el clima subtropical de su hogar, la Poinsettia crece como arbusto y puede llegar a alcanzar los 4 metros de altura. Fue esta forma de la Poinsettia silvestre la que sucumbió a su encanto a Joel Poinsett en torno a 1828. Este embajador de Estados Unidos en México, médico y botánico apasionado, se la llevó consigo cuando volvió a su país. En su honor se le dio el nombre de “Poinsettia”. Desde entonces, cada 12 de diciembre, Estados Unidos rememora el día en que Poinsett falleció, celebrando el “Día de la Poinsettia”. Tradicionalmente, en este día se regalan Poinsettias, una bonita costumbre que también está ganando popularidad en Europa.
 
Esta vistosa planta de invierno fue descubierta en Europa a principios del siglo XIX. En 1804, el naturalista Alexander von Humboldt descubrió la Poinsettia y se la llevó a su país tras un viaje a América. En Berlín, el botánico Carl Ludwig Willdenow la catalogó y le dio el nombre botánico de “Euphorbia pulcherrima” en 1833. En 1834, la estrella de Navidad fue descrita por el médico, químico y conservador del Museo de Botánica de Berlín, Johann Friedrich Klotzsch, según un documento del herbario “Willdenow”.

 

Una estrella – como ramo y en maceta

Un alemán que emigró a América, Paul Ecke, empezó a comercializar la Poinsettia a principios del siglo XX y desde entonces ha tenido una ilustre carrera mundial. Fascinado por las plantas rojas que crecían silvestres en su granja californiana, Ecke probó suerte con el cultivo de las Poinsettias. Logró éxitos iniciales con ramitas recién cortadas que comercializaba como planta de Navidad. Su hijo, Paul Jr., las vendía en la época de las vacaciones navideñas americanas en puntos de venta destacados: Sunset Boulevard y Hollywood Boulevard de Los Ángeles. Un digno lugar de nacimiento para una estrella mundial. Aquí empezó su fulgurante carrera, donde hoy en día las estrellas mundialmente famosas enaltecen en el “Paseo de la Fama”.

 

Animado por sus éxitos con la Poinsettia en Hollywood, Ecke siguió adelante con el cultivo de la planta. En su granja de California del Sur, primero cultivó plantas de Poinsettia en grandes campos, que luego comercializaba a través de jardineros por todo el país como flores cortadas. Más tarde, la producción agrícola de flores cortadas fue sustituida en gran parte por la producción de plantas en maceta. Fue gracias al éxito de su cultivo en Alemania, hacia 1950, que la Poinsettia puede sobrevivir ahora en estancias climatizadas en condiciones que inicialmente no eran las suyas habituales.

 


Cultura moderna de la estrella de Navidad


Sus grandes brácteas son lo que convierten a la Poinsettia en la planta, en maceta, más popular del mundo. Las Poinsettias se han hecho esencialmente imprescindibles en el período previo a la Navidad y en la propia Navidad, en distintos tamaños, como arbusto o tallo alto, como objeto decorativo o bien como regalo.
 
No es casualidad que las Poinsettias se adornen con colores atractivos, especialmente en la época navideña. La formación de flores y brácteas vistosas, es decir el cambio de crecimiento vegetativo con únicamente hojas verdes al crecimiento generativo, sólo se produce durante el día, y por lo tanto la luz, dura menos de 12 horas. En Europa Central, esto ocurre desde principios a mediados de septiembre. Cuando empieza a formarse la flor (inducción), todavía faltan de siete a nueve semanas para que la Poinsettia llegue a las tiendas con su habitual esplendor y llena de color. Los jardineros de la estrella de Navidad no dejan nada al azar, en este sensible período de desarrollo, para que las estrellas florezcan cada año de nuevo a tiempo para la época del Adviento y la Navidad; y adoptan elaboradas medidas de jardinería. En el invernadero, se aseguran de que la duración del día y la temperatura sean constantemente “las correctas” y poder crear así unas condiciones de vegetación fiables para la Poinsettia. Esto significa que las plantas se ponen extraordinariamente rojas en el momento adecuado y pueden ofrecer a sus fans un Adviento y una Navidad llenos de color.
 
Con su marcha triunfal por todo el mundo, la Poinsettia ha reafirmado su posición como auténtica estrella. Hoy en día, pueden encontrarse más de 100 variedades, con múltiples colores, formas y tamaños distintos, así como un número infinito de opciones de decoración, obteniendo un triunfo tras otro. ¡Y todavía queda mucho trecho para esta ilustre carrera!.


Braktee